La epidemia de obesidad en las mascotas
(Imagen: Pixabay)

Al igual que en los seres humanos, la obesidad en las mascotas se ha convertido en una epidemia. Cada vez es más común encontrar perros y gatos obesos. Enfocaremos este artículo a los principales factores que lo causan y la manera de prevenirlo o solucionarlo.

Conviene hacer referencia a un estudio, donde investigadores de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, señalan la relación franca entre la obesidad que padecen los propietarios y la que padecen sus mascotas. Puntualizan que los perros con dueños obesos tienen cinco veces más probabilidades de sufrir el mismo problema. Es evidente que los malos hábitos alimenticios del humano se reflejarán en su mascota.

Principales factores que influyen en la obesidad de las mascotas.

En el mes de enero de 2020, se publicó un estudio que aprecia diversos factores que influyen en el sobrepeso y la obesidad en perros. Inicialmente señalan 8 factores:

Composición de su alimentaciónEdad
Suplementación de probióticosNivel de motivación alimentaria
Cantidad de premiosNivel de apetito
EjercicioCastración

De estos ocho, cuatro son los más significativos:

  • Alimentación. Los perros que consumían croquetas junto con alimentos enlatados y los que consumieron solo croquetas, tenían más riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Los perros que consumían solo alimentos crudos/naturales, tenían menos posibilidades de padecer sobrepeso u obesidad.

Este punto polémico, si es mejor las dietas “industrializadas” o las dietas “crudas/naturales” no es el tema a discutir hoy, sin embargo, aquí hay una alerta.

  • Ejercicio. Evidentemente, se confirmó que la actividad física semanal disminuye la posibilidad de sufrir sobrepeso y obesidad.
  • Suplementación con probióticos. Los resultados del estudio mostraron que los perros que consumían suplementos con probióticos tenían más probabilidades de permanecer en su peso ideal. Esto ya se ha confirmado en seres humanos.
  • Cantidad de premios. Ciertamente los premios también aportan calorías. Se reveló que ofrecer más del 10% de la alimentación en premios, se relaciona con sobrepeso y obesidad.  Dar premios de manera moderada (menos del 10%) no fue factor de riesgo para afectar al perro.

Prevención y tratamiento.

Probablemente, en otros tipos de afecciones, la prevención y tratamiento se deban discutir por separado. En el caso de sobrepeso y obesidad, las pautas son las mismas y simples: Dieta balanceada en cantidad y calidad y actividad física semanal.

Es claro, solo es cuestión de buenos hábitos alimenticios, sin confundir el cariño con la sobrealimentación. Y así como la actividad física es tan buena y necesaria para la mascota, también lo es para su propietario.

El médico veterinario debe evaluar cada caso en particular, ya que en ocasiones, la obesidad puede deberse a factores hormonales entre otras causas. Estos deben ser tratados de inicio para resolver la obesidad secundaria.

La dieta adecuada y la actividad física son los principales factores para evitar la obesidad. (Imagen: Pixabay)

Complicaciones que acompañan a la obesidad.

Recuerda que la obesidad se asocia con otros problemas serios de salud: Diabetes, hipertensión, cáncer, enfermedades cardiovasculares y alteraciones funcionales, tales como desordenes articulares y de la función inmune.

Y algo más, los gastos económicos en la salud de una mascota obesa se incrementan notablemente.

Un último consejo.

Averigua con tu médico veterinario el peso ideal de tu mascota y mantenla ahí. Podría no creerse, pero la mayoría de los propietarios de mascotas obesas no lo perciben así y lo niegan cuando se les hace la observación. Llegan a pensar que dos o tres kilos de más no es significativo, pero que tal si hablamos de un perro que debiera pesar 6 o 7 kilos. Es un 40 o 50% más de su peso ideal… y es frecuente encontrarnos con eso.

La obesidad puede ser consecuencia de “exceso de amor” a una mascota consentida y paradójicamente caemos en “crueldad animal” al afectar su salud y calidad de vida.

La epidemia de obesidad en las mascotas, como en los humanos, se puede prevenir y reducir mejorando los hábitos y la disciplina en el entorno doméstico.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?