Cuidados de salud en mascotas geriátricas

Al igual que los seres humanos, las mascotas conforme envejecen son más susceptibles a padecer enfermedades infecciosas y degenerativas. Por eso es importante conocer cuáles son los cuidados que debemos cumplir para preservar la salud de las mascotas geriátricas.

¿A qué edad se considera geriátrica a una mascota?

Los perros y los gatos envejecen proporcionalmente muchos más rápido que los seres humanos. Al año de edad, ya son individuos adultos con capacidad reproductiva. Es evidente que los cambios que sufre su organismo en un año, son acelerados. Por lo mismo al llegar a su vejez, deben visitar al médico veterinario por lo menos dos veces al año para su evaluación física y vacunación. Así como someterlos a exámenes de laboratorio con el fin de detectar con oportunidad cualquier patología.

Solo piensa, a nosotros se nos recomienda visitar al médico y al dentista anualmente. ¿Cómo debe ser con las mascotas que viven en un año los cambios que en el humano suceden en 8 a 12 años? Los cuidados de salud de las mascotas geriátricas son similares a los nuestros cuando envejecemos.

La visita a la clínica veterinaria.

En esta visita, el médico veterinario le hará un profundo examen físico al paciente. Evaluará todo el aspecto externo desde la punta de la nariz hasta la punta de la cola. Así como, cuestiones internas, desde la temperatura, frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, palpará los ganglios linfáticos superficiales y el abdomen. Todo ello alertará al médico sobre cualquier cambio que se pueda detectar clínicamente.

No obstante, hay cambios imposibles de percibir al examen físico. Como pueden ser alteraciones en los órganos internos que solo se pueden detectar mediante pruebas de laboratorio. Mínimo se solicita un hemograma, donde podemos evaluar las células sanguíneas, así como un panel de química sanguínea para apreciar el funcionamiento de cada órgano. Los cuidados en la salud de las mascotas geriátricas inician con la prevención.

Los sutiles cambios con el tiempo.

A veces es difícil darnos cuenta que nuestra mascota está envejeciendo. De no ser por las canas que dignamente comienzan a lucir principalmente en la cara y posteriormente en el cuerpo. Los cambios iniciales pueden pasar desapercibidos. Por un lado, los perros se mantienen con energía, corren, brincan, suben y bajan escaleras, parece que no pasa nada. Y, los gatos, probablemente sigan apacibles durmiendo la siesta sobre un cojín, pero cuando se trata de cazar una presa, jugar o brincar sobre un mueble, lo conseguirán sin mayor problema.

Poco después, sus movimientos pueden ser más lentos, pero siempre tienen voluntad para entrar en acción. La única manera de alcanzar su vejez con calidad de vida es mediante la prevención por nuestra parte como propietarios responsables.

Procura que tu mascota viva su vejez con calidad de vida. Imagen: Pixabay

Una vejez de calidad.

Cuida su dieta.

Cantidad y calidad. Las mascotas, conforme envejecen también tienden ralentizar su metabolismo favoreciendo la ganancia de peso. Por ello, es importante dosificar correctamente la cantidad de alimento de acuerdo a su talla y actividad. De la misma manera, la calidad es importante. La fuente de proteína, preferentemente debe de ser de origen animal y de la mejor calidad. De esta depende su disponibilidad en el tracto digestivo para digerirla y asimilarla. Las dietas comerciales con exceso de granos como fuente de proteína son más económicas, pero no es lo mejor para nuestra mascota.

Mantenlo activo.

El ejercicio diario favorece el metabolismo, fortalece los sistemas cardiovascular y respiratorio, así como fortifica los músculos y articulaciones. Es uno de los factores más importantes para conservarlos sanos y activos. Probablemente ya no tendrán la energía de un joven, pero una diaria caminata beneficia mucho la calidad de vida de los perros. En el caso de los gatos, promoverles el juego para activarlos.

Verifica que se sienta cómodo y se mueva sin dificultad.

Perder sus facultades para ser independiente no necesariamente son signos de vejez, pueden estar manifestando dolor. Situación que seguramente solo el médico veterinario podrá confirmar y presentar la forma de aliviarlo. Como mencioné en el punto anterior, el ejercicio le ayudara a conservar su peso y a fortalecer músculos y articulaciones, factor de importancia para reducir la carga en caso de problemas articulares. En la etapa geriátrica, además de su adecuada nutrición, también podemos proporcionar suplementos que ayudarán con sus necesidades:

  • Protectores de las articulaciones: Condroitina, glucosamina, MSM, Colágeno, etc.
  • Ácidos grasos Omega 3: Importantes en muchas funciones del organismo y principalmente por su efecto antiinflamatorio.
  • Probióticos de calidad: favorecen su digestión y sistema inmune, así como su memoria y el neurodesarrollo.
  • Antiinflamatorios naturales: Cúrcuma, enzimas proteolíticas, etc.

             También puedes facilitarle la vida colocando pequeños escalones o rampas para que tenga cómodo acceso a lugares altos. Evita los pisos resbalosos o cúbrelos con tapetes antideslizantes.

            

Permítele que socialice y estimúlalo mentalmente.

Siempre permite su relación con otras mascotas y personas, la interacción social es muy importante.

Conserva la salud de sus dientes.

La posibilidad de nutrirse convenientemente empieza por la boca. Una enfermedad a este nivel predispone a problemas en otros órganos, además del dolor que pueden estar sufriendo. La limpieza dental por un profesional es imprescindible. La principal limitante para los propietarios es el temor al proceso anestésico, es conveniente aclarar que hoy las drogas anestésicas son seguras si se usan con responsabilidad. Y sugiero, más en un paciente geriátrico, someterlo a pruebas preanestésicas para minimizar el riesgo.

Visita regularmente al médico veterinario.

Ya lo mencioné y hago hincapié en ello, los cambios que suceden en un año en un perro o gato, son cambios que en un ser humano pueden tardar una década. Una enfermedad metabólica o degenerativa que no es diagnosticada en tiempo, puede variar totalmente el pronóstico, de tratable o controlable a algo fatal. Programa tu visita con el médico veterinario para su evaluación y hacer las pruebas de laboratorio pertinentes.

Cuida su salud y bienestar para que tenga una vejez con calidad de vida.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?