Pannus canino, ceguera evitable
Imagen: Pixabay

El Pannus Canino (queratitis pigmentaria o queratitis superficial crónica), es una enfermedad que afecta la córnea de los perros, causando una ceguera que puede ser evitable. Su origen es autoinmune y de no ser tratada, conduce a una paulatina disminución en la calidad de la visión y finalmente su pérdida.

¿Por qué se presenta el pannus?

Los perros que lo sufren tienen una predisposición hereditaria y el desencadenante externo son los rayos solares ultravioletas.

Puede verse afectado cualquier ejemplar, pero existe una tendencia principal hacia las razas Pastor Alemán, Collie y el grupo de galgos. No se descarta la posibilidad de presentarse en otras razas y algunos perros mestizos.

Origen autoinmune… ¿Qué es eso?

El sistema inmunológico tiene la tarea de proteger al organismo de cualquier amenaza para la salud. Se encarga de rechazar y luchar contra cualquier tipo de infección, sea bacteriana, viral, micótica e inclusive el cáncer entre otros padecimientos. Sin embargo, en ocasiones puede haber una falla y el sistema inmunológico ataca las células sanas, esto se le conoce como “enfermedad autoinmune”.

En el caso del Pannus tenemos 2 factores: la predisposición hereditaria al problema y un factor externo, los rayos ultravioletas. También se dice que los alérgenos presentes en el medio ambiente pueden favorecer su presentación.

Desarrollo del Pannus.

Inicialmente hay una inflamación de la córnea que comienza en el canto externo del ojo y va avanzando hacia el canto interno en su zona inferior. La córnea va perdiendo su transparencia, se torna blanca y rojo (con el avance de los vasos sanguíneos) y posteriormente se hiperpigmenta (se pigmenta de negro o marrón), avanzando hacia toda la superficie corneal.

Signos clínicos.

Como ya se hizo mención, el signo más evidente son los cambios a nivel de la superficie corneal, que llevaran al perro a sufrir disminución de la visión. Por lo general se presenta en ambos ojos. Inicialmente, se afecta el campo visual ventral, por lo que se puede ver dudoso al caminar, tropezar con objetos que están en el suelo y manifestará temor al bajar escaleras. La enfermedad, pannus canino, es progresiva, por lo que a continuación, si no se le atiende, se cubrirá completamente la córnea dejándolo en total ceguera que puede ser evitable.

Es muy importante que a la brevedad se consulte con el médico veterinario para confirmar el diagnóstico e iniciar su terapia, así como para descartar otros diagnósticos diferenciales con los que se podría confundir y que su tratamiento puede ser diametralmente opuesto.

Ojo de Pastor Alemán con Pannus.

Tratamiento.

Siendo una enfermedad autoinmune y progresiva, no existe una cura definitiva, sin embargo, si se puede controlar, aunque será un compromiso de por vida.

Al ser los rayos ultravioleta parte del factor desencadenante, se sugiere que el perro no se exponga al sol en las horas del día con mayor radiación solar. Por otro lado, como la radiación también tiene que ver con la altitud geográfica, el control total sería llevar al perro a nivel del mar… lo que no es posible en la gran mayoría de los casos.

La alternativa real, siempre será aplicar colirios o ungüentos oftálmicos a base de sustancias que disminuyan la respuesta del sistema inmune, nos permita “limpiar” la córnea y así mantenerla. Conforme vaya habiendo éxito en la terapia, la frecuencia o cantidad del fármaco podrá ir disminuyendo.

También se ha realizado con éxito la aplicación de células madre por vía subconjuntival, frenando el proceso por más de un año.

Tu médico veterinario está capacitado para hacer el correcto diagnóstico y elegir el tratamiento adecuado. Solo recuerda asistir a las citas posteriores que se te indiquen para el total control del problema y mantener una visión de calidad en tu perro.

En casos muy severos, algunos médicos realizan cirugía para eliminar la cicatrización y pigmentación de la córnea. Hay opiniones a favor y en contra de este procedimiento. En estos casos siempre busca la opinión de un oftalmólogo veterinario. Vale aclarar que tampoco es una solución permanente y siempre es necesario la medicación para mantener controlada la situación.

Conclusión.

El Pannus canino o queratitis pigmentaria se presenta con frecuencia afectando la calidad de vida de algunos perros al perjudicar su visión hasta perderla, siendo lamentable ya que esta ceguera es evitable.

Cualquier cambio en el aspecto de los ojos de tu perro requiere la visita al centro de salud veterinario para su adecuado diagnóstico y tratamiento. Aunque afortunadamente el pannus se puede manejar, hay otras afecciones oftálmicas que al no atenderse ponen en riesgo la visión de tu mascota.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?