Los químicos ambientales y los perros

La contaminación del medio ambiente ha llegado a niveles alarmantes. Se ha comprobado que muchas de las enfermedades actuales son originadas y agravadas por la exposición a los químicos ambientales, que afectan tanto a humanos como a los perros.

Prácticamente toda actividad humana conlleva a intoxicar el planeta. Empeora con el desarrollo de productos que, aunque vienen a facilitarnos la existencia, su composición incluye sustancias que nos dañan.

Estudios en perros para prevenir el daño en humanos.

Al igual que en los humanos, ciertos perros pueden tener mayor tendencia que otros para presentar cáncer relacionado con el medio ambiente. En la facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin (EEUU), investigan como el exponerse a productos químicos comunes en el ambiente, tales como el humo del tabaco y productos de jardinería, colocan a los perros en posición de riesgo. Interviene además su genética individual.

En el hígado, existen enzimas que neutralizan a las sustancias químicas tóxicas cuando perros o humanos se exponen a ellas. Debido a variaciones genéticas, puede ser diferente la capacidad de las personas para desactivar dichos riesgos. La inhabilidad, puede facilitar el desarrollo de cáncer al tener exposiciones reiteradas. Lauren Trepanier, investigadora principal del estudio, señaló: “Queremos saber si lo mismo ocurre en los perros y cómo reaccionan de manera diferente a nivel genético. Si podemos entender mejor que tipo de exposiciones crónicas en el hogar son importantes en los perros, podemos hacer un mejor trabajo para contrarrestarlas. Y tal vez disminuir la incidencia de ciertos tipos de cáncer”.

Trepanier y su equipo, están comparando niveles de químicos tóxicos en la orina de perros con y sin cáncer de vejiga, así como en muestras de orina de sus dueños. La idea es determinar si tener un perro diagnosticado con cáncer de vejiga indica que el propietario puede estar expuesto a las mismas sustancias químicas.

La importancia del tiempo.

Estudios realizados en perros, encuentran que los químicos ambientales que los afectan a ellos, pueden perturbar la salud de los seres humanos. Señalan que los efectos sobre la salud no comparten plazos similares. Catherine Wise, autora del estudio, comenta: “Los perros son especiales cuando se trata de vincular las exposiciones y los resultados de la enfermedad. Los efectos que pueden tardar décadas en aparecer en humanos, pueden ocurrir en uno o dos años en un perro”.

Los perros pueden servir como centinelas por los efectos a largo plazo de los químicos ambientales en los humanos. Imagen: Pixabay.

Más cerca de lo que pensamos.

Respirar, comer y beber son actividades indispensables para mantenernos vivos. En la actualidad, también son acciones que nos exponen a infinidad de químicos tóxicos. De igual forma, como ya publiqué, los productos de uso diario para la limpieza e higiene en el hogar, están atestados de químicos tóxicos que dañan la salud de la familia y sus mascotas. Es conveniente tomar conciencia de que estas sustancias de exposición cotidiana, tiene un efecto sumatorio y acumulativo, que aumenta el riesgo de causar trastornos en el organismo.  Queda en cada uno la responsabilidad de evaluar y elegir productos de calidad y libres de químicos perjudiciales.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?