Los perros, los niños y la lectura

Son ampliamente conocidas las ventajas de que una mascota nos acompañe durante las diferentes etapas de la vida. Sin embargo, es invaluable lo que un perro puede aportar durante la infancia. Diferentes estudios muestran que los perros promueven la lectura en los niños.

Más allá de “solo” tener un perro.

Día con día, en diferentes partes del mundo, se llevan a cabo estudios e investigaciones de la relación humano-animal. No deja de sorprender los beneficios que ganó nuestra especie cuando hace miles de años, quizás por motivos de “conveniencia”, se creó el vínculo humano-perro.

Los perros una vez domesticados, ayudaron en múltiples labores: protección, pastoreo, caza, compañía, etc. a cambio de alimento y seguramente también seguridad.

Beneficios para los niños.

Cómo ya hemos señalado, la cercanía de los perros favorece al sistema inmune y en contra de los que se creía, inhiben posibles alergias, así como también, colaboran en el desarrollo socio emocional de los niños.

Se suma otro punto interesante.

Los perros promueven la capacidad de lectura de los niños. Un estudio de la Universidad de Columbia Británica (Camille Rousseau / Christine Tardif-Williams), muestra que leer en la presencia de un perro puede ser motivador para los niños pequeños. Rosseau señala: “Nuestro estudio se centró en si un niño estaría motivado para seguir leyendo más tiempo y perseverar a través de pasajes moderadamente desafiantes cuando está acompañado por un perro”.

Se examinó el comportamiento de 17 niños de los grados 1 a 3, mientras leían con y sin un perro. Durante las sesiones de estudio, los participantes leían en voz alta ante un observador, tanto con un perro acompañado por su adiestrador como sin el animal. Al terminar su primera página, se le ofrecía la opción de una segunda tarea de lectura o de terminar la sesión.

“Los hallazgos mostraron que los niños pasaban mucho más tiempo leyendo y mostraban más persistencia cuando un perro, independientemente de la raza o edad, estaba en la habitación en lugar de cuando leían sin ellos”, dijo Rosseau. Además, los niños informaron sentirse más interesados y más competentes.

Programas de beneficio mutuo.

La Sociedad Humanitaria de Missouri (USA), un centro de protección y adopción de animales abandonados, tiene un programa donde niños de 6 a 15 años mejoran su capacidad lectora leyéndole a los perros del albergue. Lo interesante es que han encontrado que los perros al escuchar la lectura reducen su estado de ansiedad en su nuevo hogar, el refugio.

De hecho, ofrecen apoyo a los refugios interesados en implementar este programa, mediante una guía que se descarga en forma gratuita.

Programa de lectura de la Sociedad Humanitaria de Missouri.

¿Ya lo pensaste?

No es descabellado crear tu propio programa en casa. Si tienes hijos pequeños y un perro, puedes apoyarte en él para mejorar el hábito de lectura de los niños. Los estudios confirman que hay provecho para ambos.

Reflexión final.

Los beneficios que aportan las mascotas en nuestra vida diaria, a veces pasan desapercibidos. Probablemente no los notamos, pero su compañía aporta ganancias a nuestra salud física y mental. Nos brindan compañía, distracción y momentos de alegría.

No podemos dejar de lado el aporte en el desarrollo de nuestros hijos, realmente nos dan más de lo que podemos esperar.

Sin embargo, como siempre insisto, hay que considerar nuestra capacidad para poder atender y darles calidad de vida. El buscar los beneficios sin tomar en cuenta su confort, es egoísta y a mediano plazo se presentarán problemas que es posible no podamos manejar correctamente causando sufrimiento.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?