Los espolones o dedos accesorios en el perro
Imagen: Pixabay

En el perro se conoce como espolones o dedos accesorios, al quinto dedo o lo que en nosotros sería el dedo pulgar (dedo gordo).  Con la gran diferencia de que, en nuestra mano, este dedo tiene movimiento y sirve para facilitar la prehensión de objetos, acción que no se presenta en los perros. Y, ¿en el caso del miembro posterior? La mayoría no presentan el quinto dedo, salvo en ciertas razas de perros donde el estándar racial señala que deben de existir y en ocasiones, hasta más de un dedo. La característica principal, es que no están articulados, solo se adhieren por la piel, por lo tanto, son móviles.

¿Cuál es el propósito de los espolones?

El espolón o quinto dedo en los miembros anteriores, al estar bien unido al hueso, tiene un propósito preciso. Cuando un perro corre, sus patas delanteras pueden doblarse hasta el punto en que sus espolones hacen contacto con el suelo.  Le dan tracción extra y estabilizan la articulación del carpo (la muñeca) al desarrollar velocidad o en superficies resbalosas. También pueden ser útiles para trepar o sostener objetos. La función de los espolones traseros, solamente adheridos a la piel, es poco clara.

¿Es conveniente eliminarlos?

En ejemplares de competencia, es común que se eliminen los dedos accesorios anteriores por cuestión de apariencia. Se considera más estético el aspecto del miembro sin la presencia del dedo. Si se elige eliminarlos, se debe de hacer durante los 5 primeros días de edad, con condiciones de asepsia y bajo anestesia local. En el caso de los espolones, posteriores, considerar que hay razas que los consideran dentro de su estándar racial, nunca se deben de extirpar.

Los espolones o dedos accesorios delanteros en el perro, como se ha señalado, si tienen una función, por lo que es mejor no retirarlos, a no ser que realmente haya una razón de peso. En raras ocasiones, perros que corren por el campo, pueden lastimarse con algún objeto, tronco, etc. O en el caso, también muy poco común, de verse afectados por un tumor en el quinto dedo, pueden ser razones para considerar eliminarlos.

En el caso de los espolones traseros, que realmente no tienen una función, se sugiere eliminarlos aprovechando el proceso anestésico de otra cirugía (castración, por ejemplo) o limpieza dental.

El cuidado de lo espolones.

Es muy poco común la lesión de un espolón, sin embargo, las uñas de este dedo si pueden causar problemas. Con frecuencia, la uña se puede lesionar o romper causando dolor. Se recomienda la intervención del médico veterinario para retirarla, ya que, según el caso, se puede requerir analgesia local y antibioterapia por el riesgo de infección.

Fractura de la uña del espolón del miembro anterior izquierdo.

Lo que es muy habitual, es que la uña se encarne por excesivo crecimiento. Desafortunadamente, muchos tutores no están al pendiente de recortar las uñas de sus perros cuando no hay el desgaste adecuado. Las uñas largas provocan un apoyo anormal del miembro causando lesiones y dolor. Y cuando se trata del quinto dedo, la uña al crecer, tiende a “clavarse” en la piel, provocando sufrimiento e infección.

Las uñas largas causan molestias y apoyo anormal. Monitorea su crecimiento y da el mantenimiento adecuado.

Te sugiero revisar periódicamente, la condición física de los espolones de tu perro, así como darles mantenimiento a las uñas. Son pequeños detalles que le dan calidad de vida a tu perro.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?