Cuánta agua debe de beber mi perro

La mayoría de los propietarios de mascotas monitorean día a día la ingesta de alimento. Todos sabemos que la falta de apetito es uno de los primeros signos de enfermedad. Esto es relativamente fácil practicarlo porque diariamente le servimos su ración.  Sin embargo, cuando hablamos del agua es otra historia.  Por lo general, el tazón para el agua es grande y su contenido permanece más de un día, por lo que no se vigila de la misma manera. Y es más, no conocemos cuánta agua debe beber un perro.

Del mismo modo que nos ocupamos de la alimentación, es importante mantener la correcta hidratación de la mascota. Un gran porcentaje del cuerpo se compone por agua y en mucho, de ella depende el correcto funcionamiento de los órganos que lo conforman.

¿Cuánta agua necesita mi perro?

De manera general, se dice que un perro bebe de 50 a 100 ml/kg por día. En promedio, se habla de 70 ml/kg. Aunque en realidad esto varía de acuerdo a la actividad del animal, la edad, la temperatura ambiente, su tipo de alimentación, etc.

Para detectar una posible deshidratación, hay dos metodos sencillos que podemos poner en práctica.  Uno, es revisar la humedad de las encías, al toque con el dedo, se deben apreciar mojadas y éste debe de resbalar fácilmente. El otro, es jalar suavemente la piel de la zona posterior del cuello y soltarla, con un correcto grado de hidratación, regresará inmediatamente a su posición.

Anormalidades relacionadas a la ingesta de agua.

Es muy importante conocer la cantidad de agua que debe de beber un perro al día, ya que existen patologías que alteran el equilibrio y que deben de atenderse.

  • Polidipsia. Esto es cuando se padece sed en exceso y se ingiere una cantidad de agua mayor a la normal. Es común en pacientes diabéticos, enfermedad renal crónica, trastornos hipofisarios, o por la acción de algunos fármacos. Por lo general, se acompaña con poliuria, en la que por compensación se eliminan grandes volúmenes de orina.
  • Adipsia. En este caso, el paciente no siente sed, por lo que bebe muy poca agua. Se relaciona con hidrocefalia y lesiones o tumores a nivel cerebral.
  • Polidipsia psicogénica (potomania). Es el deseo de beber grandes cantidades de agua como consecuencia de un trastorno mental u orgánico.
Hay que considerar el agua que ingiere un perro al recuperar juguetes buceando. El exceso de agua también es perjudicial. Imagen: Pixabay

Recomendaciones.

Tenemos que estar atentos a las variaciones en la cantidad de agua que bebe un perro ya que es también un indicador de su salud.

  • Si su dieta es en base a croquetas (alimento seco), su consumo de agua será mayor que si lo alimentamos con alimento húmedo o semihumedo.
  • Hay que ser cuidadoso con los perros que juegan a recuperar juguetes en una alberca o con el chorro a presión de una manguera. Es increíble la cantidad de agua que pueden ingerir en esa actividad y el exceso puede provocar intoxicación por agua al presentarse hiponatremia (bajo nivel de sodio sérico).
  • Siempre debe de tener disponible su tazón con agua fresca y protegida del sol. Reponerla periódicamente y lavar el recipiente con agua y jabón.
  • Es recomendable que el tazón para el agua sea de acero inoxidable. Es más higiénico y fácil de limpiar. Los tazones de plástico pueden modificar el sabor del agua, predisponer a alergias y desprender toxinas.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?