Las mascotas y su beneficio en los adultos mayores.
Imagen: Pixabay

Es bien conocido el beneficio que aportan las mascotas con su compañía, sin embargo, en el caso de adultos mayores, esta situación es primordial por las condiciones que puedan estar viviendo.

Ser un adulto mayor.

Durante nuestra vida, pasamos por diferentes etapas. La infancia y la juventud, que son de plenitud, etapas de aprendizajes y atesorar experiencias. Nuestros sentidos y capacidades están al máximo. Para posteriormente llegar a la adultez y alcanzar la vejez.

La vejez, tiene sus tesoros, pero también inicia el declive de nuestras capacidades. La salud puede verse disminuida, así como el deterioro en nuestros sentidos, la vista y el oído principalmente. Y no se puede dejar de lado, que, para muchas personas, también se inicia una fase de soledad.

Las mascotas han salvado vidas durante la pandemia por Covid-19

Un artículo escrito en el Journal of Behavioral Economics for policy (JBEP) describe el papel crucial de las mascotas en una época de falta de contacto entre humanos. La autora Janette Young, afirma: “En un año en que el contacto humano ha sido limitado y las personas han sido privadas de este, los impactos en la salud de nuestra calidad de vida han sido enormes”. Para llenar el vacío de soledad, ha habido un aumento global en la adquisición de perros y gatos.

También comenta: “El tacto es un sentido poco estudiado, pero la evidencia existente indica que es crucial para el crecimiento, el desarrollo y la salud, así como para reducir los niveles de la hormona del estrés en el cuerpo. También se cree que el tacto puede ser particularmente importante para las personas mayores cuando otros sentidos decaen”. Refiriéndose al valor del contacto al acariciar una mascota.

Las mascotas y su beneficio en los adultos mayores.

En la Encuesta Nacional sobre Envejecimiento Saludable realizada en el 2019, fueron encuestados 2051 adultos (de entre 50 a 80 años de edad). Se ncluyeron preguntas sobre mascotas. La encuesta fue hecha por Michigan Medicine (University of Michigan). Se demostró que las personas que tienen mascotas son más saludables y felices, y les otorgan un beneficio extra a los adultos mayores al mitigar problemas de salud, tanto mentales como físicos.

  • 55% de los encuestados tenían una mascota y más de la mitad, más de una.
  • 78% de los propietarios de perros dijeron que los ayudan a mantenerse activos.
  • 46% dijeron que su mascota los ayuda a pensar en algo más que el dolor.
  • Más de la mitad tenían a su mascota con el propósito de tener un compañero.
  • Casi el 65% dijeron que su mascota los ayuda a relacionarse con otras personas.

De las pocas desventajas que respondieron en la encuesta fueron:

  • Dificultades para viajar y realizar actividades fuera del hogar.
  • Conflictos de horarios.
  • Limitaciones financieras.
  • Alergias sufridas por ellos mismos o sus familiares.
  • Consideraciones de vivienda.
5 beneficios de las mascotas para personas mayores.

Las mascotas y las residencias para ancianos.

Janette Young, mencionada anteriormente, declara en el artículo del JBEP, que los hospitales y las instalaciones para el cuidado de las personas mayores deberían fomentar las conexiones de mascotas con los residentes.

Ocupándose por esta situación, se estableció en 2018 en Francia una nueva organización benéfica, TERPTA, con el objetivo de desarrollar y probar un enfoque totalmente nuevo. Su nombre es un acrónimo derivado de una cita de la novela Le Petit Prince “El Principito”, escrita por el renombrado escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, que reza “Eres responsable para siempre de lo que has domesticado”.

TERPTA ha desarrollado y se encuentra pilotando una solución novedosa tras llegar a un acuerdo con una casa de acogida en la que la residencia proporciona espacio en sus instalaciones. En este espacio, TERPTA construye un edificio estilo chalet en el que se alojan los perros y gatos de los ancianos de la residencia. Equipado con todas las instalaciones necesarias para mantener a las mascotas felices y sanas, y dirigido por voluntarios, no supone además coste alguno para la casa de cuidado o los dueños de las mascotas.

Opciones siempre hay. Se puede probar con mascotas de organizaciones de terapia que visiten a los ancianos en los hospicios. O bien, que la propia residencia tenga alguna o algunas mascotas para compañía y distracción de los residentes.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?