El servicio médico veterinario y su precio
Imagen: Pixabay,

Según las estadísticas, en la mayoría de los hogares vive una mascota, por lo que es trascendental hablar sobre el servicio médico veterinario y su precio. A muchos puede parecerles justo, sin embargo, otra parte de los dueños de mascotas manifiestan que es un servicio caro.

Por definición, caro es un objeto, un servicio, o un bien, que presenta un precio elevado para nuestras posibilidades económicas y que por tanto no lo podremos adquirir.

Aclarado lo anterior y sin la mínima intención de ser ofensivo, pienso que como en muchas otras situaciones, lo que falta es el hábito de prevención.

Una mascota, una responsabilidad más.

El llevar un perro o gato, o hasta una mascota exótica a casa, puede ser una decisión planeada o por impulso. Es evidente que se requerirá un presupuesto extra para su manutención por algunos años. A veces eso no se contempla. Me ha tocado atender a propietarios que desembolsan cantidades importantes de dinero en un excelente ejemplar y luego se paralizan al tener que invertir en un alimento de calidad o en servicio veterinario.

De inicio, se debe de prever espacios, hábitos, tiempo y presupuesto a destinar en el nuevo compañero. Contemplando que este va a crecer.

Como vemos, hay muchos factores a considerar, pero entremos de lleno a conocer que se involucra en los costos del servicio médico veterinario e inciden en su precio.

Qué involucra el cálculo de los costos.

Cuando un profesionista inicia su vida como independiente, ya ha hecho una gran inversión en su capacitación. Mínimo cinco años de estudios, con la obligada compra de libros (nada baratos), desplazamiento a prácticas foráneas, cursos extras, etc. Hoy en día, una gran cantidad de médicos veterinarios, van más allá, tienen una especialidad o mínimo diplomados que se traducen en tiempo y dinero invertido.

La apertura de su nueva empresa también exige una gran inversión por modesta que esta sea. Podemos empezar por las adecuaciones que el local necesita, los trámites y permisos gubernamentales (que no son pocos) y el equipo inicial.

¿El equipo inicial?

Sí, no solo el mobiliario básico, también equipo médico especializado muy costoso. Mientras más servicios ofrece la clínica u hospital, su inversión fue mayor. Equipos de laboratorio, radiología, cirugía general y especial, máquina de anestesia, terapia láser y más, mucho más. Inversión que hay que recuperar u obtener el ingreso para pagar los créditos.

Renta y mantenimiento del local.

La empresa tiene que producir para poder pagar una renta y permanecer sin problema en un local donde antes de abrir, ya invirtió en la adaptación y remodelación necesaria para el funcionamiento.

Personal de calidad.

Toda empresa que abre tiene en mente crecer. Crecer involucra contratación de personal y para garantizar la calidad de servicio que el cliente exige, regularmente se contratan elementos preparados en su especialidad. Sean los propios médicos veterinarios, ayudantes, laboratoristas, recepcionistas y hasta el personal de intendencia.

Esto significa pago de sueldos (lo más digno posibles), pago de las prestaciones que exige la ley e inversión en la capacitación de ese recurso humano.

Por otro lado, la contratación de servicios profesionales externos como es un contador que lleve la parte fiscal, servicio de diseño gráfico e imprenta, diseño y manejo de la página web, servicio legal, vigilancia, etc.

Inventarios.

Empiezo por mencionar lo que el cliente ve. En la actualidad, se ofrece un servicio integral, no solo se da la consulta. El cliente espera tener a disposición alimentos y accesorios para su mascota, la facilidad de adquirir los medicamentos que el médico prescribe, etc.

Y, lo que no se ve. Para que todo funcione, hay un gran inventario en medicamentos, anestesias, suturas (de diferentes tipos y calibres), material de curación, desinfectantes, etc. Imposible mencionar todo en este espacio.

Esto se traduce en mucho dinero invertido y que nunca será líquido. El material se usa y se repone.

Gastos fijos.

Ya mencioné lo que significa mantener la nómina y la renta. Te platico que hay más, servicio de agua, consumo de energía eléctrica, telefonía e internet, servicio de TV para distracción en la sala de espera, productos de limpieza, servicio de recolección de residuos biológico/infecciosos, etc.

Pago de impuestos.

Y no te olvides del socio que no invierte, pero si pide su parte, la hacienda pública.

Además de los costos de licencias y permisos que se pagan anualmente.

Entonces ¿Es caro?

Bueno, el propietario de la mascota puede elegir el nivel de servicio médico veterinario y el precio que desea pagar, siempre hay disponibilidad de elección. Pero es evidente que la prestación de éste, obtiene mayor valor por quien y como lo hace.

Se dice que el valor de un servicio es proporcional al problema que resuelve.

¿Quieres ahorrar en el servicio médico veterinario?

Te aconsejo que no ahorres, invierte. Lo puedes hacer dando prioridad a la medicina preventiva.  Al final, esto conduce a un ahorro.

  • Vacuna y desparasita a tu mascota. Cumple con el programa que te indica el médico veterinario.
  • Vigila la condición de sus dientes, una boca mal cuidada tiene consecuencias en la salud.
  • Proporciónale un alimento de calidad. No necesariamente los más costosos son los mejores.
  • Ejercítalo. La actividad física mantiene la salud del cuerpo y la mente.
  • Examina su cuerpo periódicamente. No solo lo acaricies, siéntelo con tus manos, una pequeña protuberancia puede convertirse en un grave tumor en poco tiempo. Si tu perro o gato es de pelo largo, difícilmente notaras esa “bolita”. Examina también sus oídos y ojos.
  • Controla su peso. La obesidad, igual que en los humanos, es un disparador de diferentes patologías.
  • Controles geriátricos. Lo que sucede en el organismo de una mascota en un año, es lo que en un humano se desarrolla en 8 o 10 años. Es imprescindible llevarlo a revisión y hacerle estudios de laboratorio mínimo una vez al año.

Recomendaciones.

  • Destina un presupuesto mensual a la atención de tu mascota. Los costos fijos para su manutención y un extra para imprevistos. Considera que la raza o la talla del perro predisponen a ciertos padecimientos.
  • En algunos países existen seguros que cubren los gastos médicos de la mascota. Infórmate de sus ventajas y alcances. En ocasiones es mejor tener el hábito del ahorro por si se presenta una urgencia.
Es recomendable destinar un presupuesto mensual para la atención de la salud de nuestra mascota (Imagen: Pixabay).

Reflexión final.

Los veterinarios no piensan solo en dinero como muchas veces se dice. Cualquier persona que emprende un negocio, lo hace con la idea de vivir dignamente, ofrecer fuentes de trabajo y dar un servicio a la sociedad. Está corriendo un riesgo al invertir. Es imposible no cobrar o hacerlo por debajo de los costos de operación. Tienen que sacar avante a su empresa y tener un ingreso digno para su familia… esto incluye a los médicos veterinarios.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?