Educando al cachorro para ir al baño en el interior

Uno de los primeros retos es cuando te encuentras educando a tu nuevo cachorro para ir al baño y con frecuencia, se inicia en el interior. Puede ser porque vivimos en un departamento, no tiene una salida accesible o el clima no es adecuado para que el cachorro salga, entre muchas otras razones. La técnica que se emplea es conocida como entrenamiento en papel y es común el uso de periódico.

Esta técnica se basa en educar a tu cachorro para orinar o defecar sobre papeles en ciertas áreas que has elegido. Por lo regular, se escogen zonas con piso de azulejo, mosaico o linóleo por su facilidad de limpieza en caso de que la orina se trasmine a través del periódico.

Ventajas y desventajas.

  • Hay que considerar el hecho de que habrá accidentes ocasionales dentro de la casa.
  • Algunos consideran que esta técnica puede confundir al cachorro cuando posteriormente intentamos enseñarle a hacerlo fuera. Ya se le hizo sentir que está bien hacerlo en el interior.

Cada uno deberá iniciar con lo que más se facilite o convenga.

Aprendiendo la técnica para el entrenamiento en papel.

Esta práctica es la mejor al estar educando al cachorro para ir al baño en el interior. Se puede utilizar papel periódico, «pañales» que se venden comercialmente para este fin por su capacidad de absorber la orina o un segmento de pasto artificial.

  • Selecciona una habitación pequeña con un piso no filtrable y de fácil limpieza. Un baño o cuarto de lavado suelen ser buena elección.
  • Cubre con periódicos un extremo de la habitación (30% del área). Procura que sea una capa gruesa para que tenga la capacidad de absorber bien la orina.
  • En el extremo opuesto, coloca sus tazones de comida y agua, y si deseas también algún juguete. El cachorro siempre busca orinar y defecar lejos de su “área limpia” (donde duerme y come), por lo tanto, usará el extremo protegido con papel.
  • Lleva al cachorro a la habitación y quédate con él por un tiempo. Lo ideal es llevarlo ahí un par de horas después de que orinó, recién que comió o jugaste con él.
  • Hay que ser paciente y observar cómo se comporta el cachorro. Notarás que repentinamente empieza a olfatear el suelo, da vueltas y adopta la posición para orinar o defecar. Si está en el área no cubierta con periódico, interrúmpelo calmadamente, no le grites, levántalo y llévalo a la zona protegida con papel. Dile el comando que utilizarás para animarlo y que lo relacione: “haz pipí”, “baño”, etc.
  • Cuando elimine sobre el periódico, con tu ayuda o por sí mismo, alábalo (estímulo positivo). Si falló y lo hizo en el extremo equivocado, no lo regañes, solo limpia y reinicia el proceso.
  • Una vez que tu cachorro entendió, y está usando los periódicos, puedes ir gradualmente reduciendo el espacio cubierto. El respetará la zona asignada.
  • Cuando comprende que tiene que usar la zona con periódicos, puedes probar otros lugares de la casa donde permitirás que orine o defeque colocando periódicos.
Bajo ciertas condiciones, iniciaremos educando al cachorro para ir al baño en el interior de casa. Conoce las bases del éxito en esta tarea.
Procura llevar a tu cachorro a su zona de baño después de comer, jugar o un par de horas de su última micción.

El proceso continúa.  

Mientras estas educando al cachorro para ir al baño en el interior, e incluso una vez logrado el objetivo, debes seguir siendo constante y paciente para enseñarlo a eliminar en el exterior. Siempre recuerda alentarlo dándole un estímulo positivo, tus palabras en tono alegre y festivo son suficientes para que él sepa que te agradó su comportamiento.

Una vez logrado el objetivo, ten cuidado que dejas en el piso. El cachorro no distinguirá si es su periódico para ir al baño o es el diario del día o un folder con tus apuntes.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?