Colaboración de: Dr. Miguel A. Armella

Profesor de Comportamiento Animal en el Depto. de Biología Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa 

Comentarios y dudas a maa@xanum.uam.mx

¿Existe parentesco entre el perro y el lobo?

Es incuestionable para cualquiera que los perros y los lobos están estrechamente emparentados, pero ¿Qué tanto?, es tan importante esta relación que para algunos genetistas los perros no son sino una más de las 35 razas diferentes de lobos  y reciben el nombre científico Canis lupus familiaris, siendo su principal distintivo la gran variedad morfológica que hemos desarrollado en ellos los seres humanos, a través del proceso que conocemos como “selección artificial” es decir que haciendo reproducción (o cruzas) selectivas, hemos logrado generar variedades importantes. A pesar de ellas siguen perteneciendo a la misma especie. Este origen común hace que, en muchas características, particularmente de su conducta, tengan semejanzas importantes perros y lobos.  

¿Cuándo y cómo nació la relación hombre – lobo?

Los antropólogos que han estudiado el caso no se ponen de acuerdo sobre cuándo y como fue que se estableció la relación entre los lobos y el hombre, algunos han sugerido que hace más de 10,000 años los lobos seguían a los humanos para alimentarse de lo que sobraba de las cacerías de éstos y quizá nuestros ancestros hacían lo propio con los lobos. Es decir, se estableció una relación entre ambas especies con beneficios mutuos. Ciertamente algunos lobos más audaces y temerarios se acercarían a los humanos cada vez más, hasta convencerse de que no representaban peligro para ellos, siempre y cuando se comportaran de formas particulares. Pero estos Lobos, en vías de convertirse en perros, fueron cambiando su grupo familiar por un nuevo grupo integrado por dos especies.  

De perros y lobos.
Familia de lobos en su ambiente.

Gran parecido en conductas de perros y lobos.

Así, los perros actuales mantienen muchas conductas parecidas a los lobos, entre ellas lo más importantes son las relacionadas a la cohesión y estructura de su manada o grupo familiar, que es lo esencial para la sobrevivencia de los lobos,  si bien para algunos estudiosos los perros no son sino lobos-niños, es decir lobos que no desarrollaron todas sus posibilidades como adultos y que reconocen en “sus humanos” como parte del grupo y mantiene una relación profunda basada en el conocimiento, la lealtad y el afecto.  El perro reconoce en el líder de la familia a aquella figura paterna, ya que, en los grupos de lobos, en la mayoría de los casos el padre y la madre son los líderes y quienes deciden lo que hará el grupo, mientras que en los más jóvenes verá a sus “hermanos” y compañeros de juego, de ahí la importancia de que el perro sea integrado a la familia y no sea aislado en un espacio confinado.

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?

close

¿Deseas recibir nuestros artículos en tu correo?